lunes, 26 de noviembre de 2007

Ojeras.

_
Encefalogramas Planos es casi mi segundo hogar. Aparte de ser la sede de la Élite de Aulanhet, o el medio oficial de difusión de las Macario Wars, o el sitio donde encontrar una criba bastante aceptable de lo mejor de Meneame o youtube, es un sitio donde gritar cuando necesito que alguien escuche. Allí, contestando la entrada de un amigo, me salió una rayada extraña, y como no me disgusta del todo, voy a dejarla por aquí.



Hay veces que mi inocencia se me escapa, sin querer, por las costuras del vestido.
Y me quedo triste y sola, y disfrazada con trajes de adulto.
Hay veces que me caigo mal y me enfado, porque los zapatos me aprietan y se me olvida cómo se vuela.
Y hay rotos en los bolsillos, y se me cayó todo el polvo de hada.

Las cosas de mayores huelen a tabaco, y a humo, y a gris, y a despedida, y a resaca, y a dolor, y a todas esas cosas feas y faltas de sueños.

Te regalo mi pastel y mis flores con tal de que me recuerdes dónde estaban.

Tomemos un café. Y encontremos un tesoro. Pongamos nuevas cruces en el mapa.

Por favor, recordemos qué es ser niño, porque entre tanta niebla, se me escapa.

____________________________

1 comentario:

Yokeem Eshgard dijo...

Despierta niña. Recuerda que aún quedan relojes que apuntan con su manecilla al mar. Tragos de agua salada que entre dos sabe dulce. Cafés marcados en un mapa del tesoro que andamos buscando.

Niños perdidos en los ojos del otro, pisando los charcos de las lágrimas que nos quedan por tirar.