martes, 17 de febrero de 2009

Ssshhh....voy a plagiarme a mí misma. :P

_

Ayer estallé en mil pedazos y descubrí que mi fachada es tan buena que a veces hasta yo me la creo. Me disolví en un sentimiento y me quedé desnuda y frágil. Poseída por algo que no sabía que guardara dentro.


Ayer decidí incluirme en mi lista de pendientes.
Aunque hoy ya encuentro pocas ganas para cumplir mis tareas.


Ayer me repetí una y mil veces que no podía salvar a todo el mundo. Que las caídas de los demás no son culpa mía por no haberlo evitado. Que debería aplicarme el cuento.


Y la oscuridad inmensa se hizo más espesa, irrespirable. Inundó mi garganta y encharcó mis pulmones. Se quedó con todo el aire para respirar.


Ayer abrí los ojos y descubrí que llevaba mucho tiempo atentando a escondidas contra mí misma. Tirándome piedras y escondiendo la mano.


Nada parará mi espiral descendente. Aunque a veces destrozarse a uno mismo es bueno si aparentemente estás bien. Existen varias formas de caer, y a mí se me dan muy bien las que parece que van para arriba.


Mi armadura es tan buena que es transparente. Y a veces ni me entero de que la llevo puesta.


Destrozaré mis entrañas para sentirme bien, si es necesario.
No tiene porqué haber víctimas en esto.


Ayer caí, pero hoy he encontrado optimismo en mi autodesprecio.


Moriré para seguir viviendo.


Cassandra ha vuelto.

_

1 comentario:

Mel García dijo...

A algunas personas les cuesta entender cuando les explico que escribir no es una cosa que se hace como hobby. Que es algo imposible de no hacer.

Otras sin embargo, siempre lo han sabido.