jueves, 7 de febrero de 2008

Puede que ayer me acosaran fantasmas y puñales, pero estoy aquí y he decidido que lo que no te mata te hace más fuerte.

Ayer fue un día de esos horribles. Me llovían de todas partes. Para cuando llegué a mi habitación y encendí el televisor estaba acabando esa serie de los médicos-que-follan (:P) a la que, que por mucho que lo niegue, me estoy enganchando ^^U (Aunque estoy de acuerdo , que sí, que es muy puta).

El caso es que en mi tele anochecía, y allí estaba Izzie Stevens con cara cansada diciendo “al final lo hicimos, al final sobrevivimos a este día”. Y era cierto. Al final, después de todo, seguía allí, y joder, tampoco había sido tan malo. No sé si fue la inspiración. O que mis dos ángeles me dejaran, cada uno en su estilo, hablar y hablar hasta reordenar mis ideas. Pero anoche me he descubierto más sana. Más yo. Y quizás con algunas heridas menos.

No quiero volver al “Si un yogur aguanta, yo también”, no quiero recordar tiempos pasados, porque no fueron mejores. Estaba tan aferrada a mí misma que no me daba cuenta de que estaba cambiando hacia algo mejor. Soy más feliz ahora. Soy más yo ahora. Ayer me quité dos vendas, una por cada pedestal destruido, y disfruto de la vista.

Quizás tenga los mismos problemas de ayer, pero me importan un poco menos.

Quizás me dure muy poco la seguridad en mi misma. Pero ya no será lo mismo, ya no lo veré de la misma forma. Ya no necesito idealizar a los que me rodean. Ya no miro con nostalgia lo que me hacía daño. Rosa ya no es un lobo para Rosa.

Cassandra tampoco.

3 comentarios:

Velya dijo...

Quien tiene la voluntad, tiene la fuerza.

Menandro.

Cassie dijo...

Exacto^^. Me siento feliz porque pasan los días y esto no desaparece, empiezo a creer que no es un optimismo pasajero.:P

Gracias por el comentario^^.

Velya dijo...

No hay de qué, nos veremos más veces.

:-[